Tomás, ás, ás

Había una vez un niño llamado Tomás al que le gustaba que le llamasen Tomás, ás, ás.

Todas las mañanas cogía su bici roja para hacer la compra de sus abuelos.

Tomás salió de casa y se fue a la panadería.

Al llegar, el panadero le dijo:

- Buenos días Tomás, ás, ás, ¿Quieres pan?

- Sí señor panadero, contestaba Tomás.

Tomás siguió su camino y fue a la pescadería:

- Buenos días Tomás, ás, ás, ¿Quieres pescado?

- Sí señora pescadera, le contestó Tomás.

Tomás volvió a coger su bici, y fue a la frutería:

-Buenos días Tomás, ás, ás ¿Quieres fruta?

- Sí señor frutero, le respondió Tomás.

Por último, fue al zapatero a recoger los zapatos que había dejado su abuelito:

-Hola señor zapatero, venía a recoger los zapatos de mi abuelo Antonio, dijo Tomás.

- Buenos días Tomás, ás, ás, Ahora mismo voy a por ellos. 

Cuando Tomás recogió los zapatos de su abuelito Antonio, compró  el pan, el pescado y la fruta se dirigió a casa de sus abuelos.

Al llegar, se lo dio a su abuelita y le dijo a Tomás:

- Muchas gracias Tomás, ás, ás.

- De nada, abuelita.  

De repente a Tomás se le ocurrió una pregunta y le dijo a su abuela:

- ¿Puedo hacerte una pregunta abuelita?

-Claro que sí cariño, le respondió su abuela muy intrigada. 

- ¿Cómo se me ocurrió el nombre de “Tomás, ás, ás”?, le preguntó el niño.

La abuela sonrió y le contestó:

- ¡Sabía que no te acordabas!

Tomás nervioso le dijo:

- Abuelita, abuelita cuéntamelo por favor.

- Cuando tenías 4 años, cogías tu bici roja y la pintaste con unas rayas negras, y decías que eras tan rápido como un rayo, tan veloz como un tigre y que podías volar como si fueras un pájaro, desde ese día nos dijiste que no te llamabas Tomás, sino Tomás, ás, ás y quisimos llamarte como tú querías.

Tomás emocionado le dijo:

- ¡Qué bien! Muchas gracias abuelita.   

                                                   FIN

 

EXPLICACIÓN DEL CUENTO:

Este libro reivindica los derechos, necesidades e intereses de los niños/as, que pocas personas le dan la importancia que este tema requiere. 

Por ello, quería reflejar la historia de un niño que quiso modificar su nombre y que fue apoyado por todo su entorno.

Escribir comentario

Comentarios: 0