La CASA DEL BOSQUE

Érase una vez, tres amigos llamados Cristina, Laura y Roberto que eran muy traviesos.

Un día de verano, estaban paseando por su pueblo y llegaron a un bosque.

-¿Entramos?- preguntó Roberto, el más mayor del grupo.

-¡SI!- contestaron Laura y Cristina.

El bosque tenía árboles gigantes y vivían muchos animales.

De camino, vieron como todo el suelo estaba lleno de barro y fueron poco a poco atravesándolo con cuidado.

Cuando lo atravesaron siguieron andando pero se encontraron con mucha hierba y la tuvieron que ir apartando para poder salir del bosque.

Cuando ya veían el final, se les ocurrió una gran idea:

-Chicos, tengo una idea, ¿construimos una cabaña y será nuestra casa secreta?- dijo Laura, la más creativa del grupo.

-Vale, vamos a buscar madera y herramientas- dijo Cristina, la más manitas del grupo.

Todos los niños empezaron a buscar madera por el bosque y fueron a sus casas a por sus herramientas.

Poco a poco la fueron construyendo y decorándola con sus juguetes y muñecos favoritos.

La casa estaba lista solo faltaba un nombre y la llamaron:

¡LA CASA DEL BOSQUE!

 

Para inaugurarla hicieron una gran fiesta con globos, gominolas y un pastel gigante que hicieron ellos mismos con ayuda de sus mamás y papás

Desde ese día decidieron que se iban a reunir siempre allí para hacer los deberes así se pondrían ayudar y jugar los tres juntos.

 

 

FIN

Escribir comentario

Comentarios: 0